orquitis

Cómo identificar los síntomas de la Clamidia

In Bed

Una de las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) más comunes, es la clamidia. Si bien se puede tratar, esta enfermedad causada por una bacteria, puede traer serias complicaciones en especial para las mujeres, como un embarazo ectópico y/o infertilidad, si no se trata a tiempo. Aprende a identificar los síntomas en los hombres y en las mujeres para que actúes de inmediato ante la más mínima sospecha de que tienes clamidia.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, para principios de esta década, 92 millones de personas en el mundo tenían clamidia. Esta enfermedad es causada por la bacteria Chlamydia trachomatis que si bien afecta también a los hombres, ataca particularmente los órganos sexuales de la mujer. Es una enfermedad común, así que se cree que las tasas de contagio no han disminuido.

Como otras Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), la clamidia se puede transmitir fácilmente porque en muchas ocasiones no da síntomas. Se dice que el 75% de las infecciones en las mujeres y el 50% en hombres, pueden ser silenciosa o no presentar signos visibles. Si los síntomas aparecen, se presentan por lo general 1 a 3 semanas después del contagio.

¿Cuáles son los síntomas de la clamidia en la mujer?

  • Sangrado entre los periodos menstruales
  • Periodos menstruales muy dolorosos
  • Dolor al tener relaciones sexuales (dispareunia)
  • Flujo vaginal anormal y con olor fétido
  • Dolor o ardor al orinar
  • Picazón (comezón) o ardor en la vagina o la vulva
  • En casos severos puede acompañarse de dolor en la parte baja del abdomen, el abdomen, náusea y fiebre.

¿Y los síntomas de la clamidia en los hombres?

  • Dolor al orinar
  • Dolor e inflamación en los testículos (orquitis)
  • Flujo transparente o grisáceo proveniente del pene
  • Picazón (comezón) y ardor en el pene

Si sospechas que puedes tener clamidia, acude al médico de inmediato para que te hagan un examen y se pueda confirmar el diagnóstico. El examen por lo general consiste en tomar unas muestras del cerviz (cuello de la matriz) en la mujer y de la uretra en el hombre para enviarlas a un laboratorio. También existe la posibilidad de que te hagan un examen de orina para ver si la bacteria está presente.

Desde luego pueden tomase exámenes del recto o de la garganta cuando hay síntomas o se sospecha infección (en casos de relaciones orales o de penetración anal).

Es importante que la clamidia sea diagnosticada a tiempo. Si no la tratas, puedes sufrir consecuencias como:

  • En las mujeres, la clamidia que no se trata puede causar la enfermedad inflamatoria pélvica que puede dañar las tropas de Falopio y puede causar infertilidad. Además, la clamidia incrementa las posibilidades de sufrir un embarazo ectópico y de tener bebés prematuros.
  • En los hombres, la clamidia que no se trata puede causar infecciones en la uretra, en el epidídimo (tubo que lleva el esperma) y en el recto.

A la primera señal de alarma, ve al médico. Pero es importante que aunque no tengas síntomas, si tienes una vida sexual activa y no tienes una pareja estable, te hagas la prueba de la clamidia por lo menos una vez al año. Y siempre, recuerda que la mejor forma de prevenir las ETS es teniendo sexo seguro con preservativo.

 

Imagen © iStock / wibs24

The post Cómo identificar los síntomas de la Clamidia appeared first on Vida y Salud.

¿Por qué duelen los testículos?

Thinkstock_96748874_Konstantin TavrovDicen los que saben, que recibir un golpe en los testículos es un dolor tan intenso que te deja sin aire. Los testículos son sin duda alguna, muy sensibles y pueden responder con dolor a lesiones como golpes, infecciones, torsiones o traumatismos, venas dilatadas y quistes. Aquí te cuento acerca de las causas del dolor en los testículos y cuándo es pertinente buscar ayuda médica inmediata.

“Recibir un golpe bajo” es una expresión que quizás se refiere a lo doloroso que puede ser recibir un golpe en los testículos. Los hombres saben que esa área de su cuerpo es muy sensible y muchas veces en serio y en broma, usan la expresión “dolor en los testículos” para describir una situación que es difícil de soportar.

Pero más allá de las expresiones y los coloquialismos, el dolor en cualquiera de los dos testículos, o en ambos, es una molestia que necesita tu atención inmediata. Si bien no siempre se trata de una emergencia médica, cualquier dolor en los testículos indica de que algo no está bien y es necesario averiguar su causa.

Las causas más comunes de un dolor testicular intenso son las siguientes:

  • Lesión, causada por un golpe practicando algún deporte o en un accidente
  • Inflamación o infección en los conductos espermáticos (epididimitis)
  • Infección  o inflamación en los testículos (orquitis)
  • Torsión testicular, la cual puede interrumpir el flujo de sangre al testículo. Esta es una emergencia médica que debe tratarse de inmediato o de lo contrario puede perderse el testículo. La torsión en los testículos se presenta más comúnmente en los niños y en los jóvenes (entre los 10 y los 20 años de edad) y puede ser el resultado de un golpe , aunque a veces se desconoce la causa. También se produce cuando los testículos no están adheridos al escroto y son más propensos a torcerse. (Sigue…)

Los 5 artículos más populares de esta semana

iStock_000005319687XSmall_Zmiy1

• 4 razones por las que el flujo vaginal se vuelve amarillo

• Glucosa alta sólo en la mañana ¿por qué sucede?

• El café mañanero o el té de media tarde podrían beneficiar al hígado

• Dolor en los testículos, ¿por qué ocurre?

• Como encontrar tiempo para el ejercicio

Imágen © iStockphoto.com / Zmiy1

Se vuelve cada vez más resistente: ¡qué la gonorrea no te sorprenda!

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos lanzaron nuevas recomendaciones para el tratamiento de la gonorrea, una enfermedad de transmisión sexual que se ha vuelto resistente a la mayoría de las medicinas que podían combatirla. Por eso es importante que te informes bien sobre este tema y aprendas a prevenir el contagio de la gonorrea.

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por una bacteria llamada Neisseria gonorrhoeae, que puede contagiarse de una persona a otra durante la actividad sexual (ya sea durante las relaciones sexuales vaginales, orales o anales) y causa infecciones en la cérvix (el cuello del útero o matriz), la vagina y la uretra (tubo de la orina), entre otras.

Si las infecciones que causa la gonorrea no se tratan, pueden extenderse hacia otras partes del cuerpo y generar complicaciones más graves. En el caso de los hombres, por ejemplo, puede causar una inflamación en la próstata (prostatitis) o en los testículos (orquiepididimitis), mientras que en las mujeres puede provocar la llamada enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

En las personas que practican relaciones sexuales anales puede provocar una inflamación en el ano y el recto (denominada proctitis gonocócica) y en quienes practican relaciones sexuales orales puede causarles una infección en la garganta provocando una faringitis gonocócica.

Como en el caso de otras bacterias, la forma de combatir esta enfermedad es usando antibióticos. Para eliminar a las bacterias que provocan la enfermedad, los antibióticos también eliminan a otras bacterias “buenas” que son necesarias para el organismo y que, para colmo de males, suelen ser más débiles y por ese motivo son las primeras en morir.

El problema es que, muchas veces, como las personas comienzan a sentirse mejor, abandonan el tratamiento y las bacterias “malas” que sobrevivieron se vuelven más fuertes, se vuelven resistentes a los antibióticos disponibles, como en el caso de la gonorrea, como te contamos en una columna aquí en VidaySalud.com recientemente. ¿Qué significa eso? Que de continuar así, dentro de un tiempo podríamos no tener cura para la gonorrea, a menos que se descubra un antibiótico nuevo diferente capaz de eliminar a la Neisseria gonorrhoeae.

Luego de que se difundiera esa información a nivel internacional, las autoridades sanitarias de Estados Unidos han anunciado nuevas recomendaciones para el tratamiento de esta enfermedad que incluyen: utilizar un conjunto de antibióticos de manera simultánea.

Específicamente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan que el tratamiento de primera línea para combatir la gonorrea sea un antibiótico inyectable denominado ceftriaxona (que se conoce bajo la marca comercial Rocephin), en vez de cefixima (que se comercializa con el nombre Suprax, entre otros).

Según las recomendaciones, que aparecen en la edición del 10 de agosto de la revista Morbidity and Mortality Weekly Report, la ceftriaxona debe usarse en combinación con uno de dos antibióticos orales, ya sea el denominado azitromicina (que se vende bajo la marca Zithromax, entre otras) o doxiciclina (que se comercializa con las marcas Doryx y Monodox, entre otras).

Las nuevas recomendaciones también aconsejan que todos los pacientes se sometan a una “prueba de cura”, para asegurar que la gonorrea se haya erradicado por completo (anteriormente, la prueba de cura sólo se les hacía a las mujeres embarazadas).

De ese modo, se espera que la bacteria no siga fortaleciéndose. Mientras tanto, recuerda que la mejor forma de combatir la gonorrea es tratando de evitar su contagio. ¿Cómo? Practicando sexo seguro y haciéndote controles regulares con el médico.

Recuerda que, como dice el dicho, “cuidarse es quererse”, y si lo haces podrás seguir disfrutando de tu salud, de los beneficios del sexo con tu pareja, y de una vida sexual plena.

Imágen © iStockphoto.com / kizilkayaphotos